Sabores

Té negro con Melocotón

Las notas amaderadas, florales y maltosas típicas del té negro, sutilmente combinadas con el refinamiento del aroma del melocotón blanco, aportará a tu paladar una máxima sensación de dulzor.

El té negro es el más consumido en el mundo y surgió  fruto de un error de conservación. Este clásico se obtiene por un largo proceso de fermentación.

Té verde con Limón

La dulzura del té verde se ve reforzada por las notas ácidas de limón, que ofrecen una refrescante combinación de sabores, perfecta para disfrutar en cualquier momento del día.

El té verde, la variedad más ancestral de esta infusión, es especialmente popular en Asia y aporta un color verdoso y un sabor fuerte e intenso a las infusiones.

Té verde con Menta

Las dulces notas del té verde, ensalzadas por el delicado aroma a menta, son la mezcla ideal para un refrigerio suave e increíblemente refrescante a cada sorbo.

Popularmente en Asia se celebra la ceremonia del té verde, donde la delicadeza, la dedicación y el saber hacer cobran gran importancia en un ritual milenario que puede durar hasta una hora.

Pruébalo, su sabor te recordará a un té moruno o un mojito sin alcohol ¡Está delicioso!